Contrato Animal

Desmond Morris, autor del Mono Desnudo escribió también el libro Contrato Animal, en él hace una reflexión sobre el ser humano que se ha vuelto demasiado poderoso. Ha relegado a los demás animales, a la condición de sirvientes, cautivos en granjas, zoológicos y laboratorios. Pero el destino de la humanidad, está hoy más que nunca ligados a ellos por una relación vital que, Desmond Morris, llamó el Contrato animal.

Las leyes de la naturaleza establecen, que los animales matan para comer, comen por hambre y crían lo que pueden alimentar.
Durante siglos, el hombre ha roto estas reglas en su beneficio, matando por placer, provecho o gloria, superpoblando la Tierra.

Las consecuencias hoy son claras: si el ser humano no es capaz de cumplir el “contrato animal”, seguirá el destino de los dinosaurios, y será fósil de alguna edad futura.

Para que la sociedad pueda sobrevivir debe cumplir el siguiente Contrato Animal.

Ningún animal deberá

  1. Ser revestido de cualidades imaginarias relativas al bien o al mal para satisfacer nuestras creencias supersticiosas o nuestros prejuicios religiosos.
  2. Ser degradado o dominado para diversión nuestra.
  3. Ser mantenido en cautividad salvo que sea posible proveerle de un adecuado entorno físico y social.
  4. Ser mantenido como compañero salvo que pueda adaptarse fácilmente al estilo de vida de su dueño humano.
  5. Ser conducido hasta la extinción por persecución directa o por el progresivo aumento de la población humana.
  6. Sufrir o ser sometido a esfuerzos desmesurados para proporcionarnos diversión.

  7. Padecer sufrimiento físico o mental con propósitos experimentales innecesarios.

  8. Ser mantenido en un entorno empobrecido para proporcionarnos alimentos u otros productos.

  9. Ser explotado a causa de su pelo, su piel, su marfil o cualquier otro producto de lujo.

  10. Ser obligado a realizar tareas pesadas que le provoquen estrés o dolor.